Depilar con cera tiene sus peligros, ¡evítalos!

Depilar con cera tiene sus peligros, ¡evítalos!

La depilación con cera es una práctica muy común para eliminar los vellos en algunas zonas del cuerpo. Por su efectividad, es muy común pues aletarga el crecimiento del vello y el dolor durante la depilación es momentáneo.

Sin embargo, no todas las personas pueden ser candidatas a usar este método de depilación, pues su piel puede reaccionar de otra forma y se pueden lastimar. Incluso, es importante considerar algunas enfermedades de las personas antes de someterse a una depilación con cera como las personas con diabetes 1 y 2 porque son más susceptibles a desarrollar infecciones.

Te compartimos algunos de los inconvenientes que puede tener la depilación con cera:

  1. Dermatitis. En caso que una piel sea muy sensible se podrá observar enrojecimiento de la zona depilada, hinchazón y hasta ampollas en algunas ocasiones. Esto resulta porque la piel podría ser alérgica a la cera.
  2. Foliculitis. En otros términos, son los “vellos enterrados”. Sucede esto cuando un vello crece en dirección contraria y se forma un pequeño grano. Esto es muy común después de rasurar la piel, en retirar los vellos con pinzas o usar la depilación con cera.
  3. Quemaduras. Aplicar la cera a una temperatura muy alta puede provocar quemaduras en la piel dejando marcas. Por este motivo, es siempre recomendable que la depilación con cera caliente se deje en manos de un profesional.

Por más común que sea la depilación con cera, siempre se debe tener en cuenta lo siguiente para evitar algún riesgo en la piel:

  1. Busca a un profesional para hacer la depilación de tu cuerpo. Ellos saben la temperatura exacta de la cera, la forma de aplicarla y retirarla. No te arriesgues.
  2. Limpia muy bien la zona antes de depilar, pero no utilices aceites o alcoholes.
  3. Un profesional siempre usará guantes con las manos lavadas y las tiras para retirar tu cera serán nuevas, por lo que no son reciclables.
  4. Después de una depilación tu piel quedará más sensible, así que evita exponerte al sol, ir a albercas, baños de agua caliente o ropa muy ajustada que podría irritar tu piel.
  5. Permite que tu piel se refresque con aloe vera o aceites naturales. Evita el contacto inmediato con maquillaje o productos que tengan alcohol, pues podrían irritar tu piel.