Dile bye a las piernas de fresa después de depilarte

Dile bye a las piernas de fresa después de depilarte

Depilar la piel es un procedimiento muy delicado. La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y es muy importante para conservar la salud.

Cuando nos depilamos, producimos escoriaciones en la piel debido a la irritación creada por la cera o el rastrillo. La depilación consiste en atrapar el vello de una zona con una sustancia pegajosa como la cera y sacarlo desde la raíz del folículo.

La afeitada es el procedimiento de pasar cuchillas inclinadas a ras de piel para cortar el vello, pero la raíz permanece en el folículo.

La piel de fresa es una condición que ocurre cuando rasuramos nuestra piel o cuando no cerramos los poros posteriormente a la depilación. Los poros abiertos dejan un espacio en el que pueden caer bacterias o suciedades, produciendo la piel de fresa.

La forma más fácil de evitar esta situación es, de plano, prescindir de las cuchillas y las cremas para depilar y preferir métodos mejores como la depilación con cera.

Otra solución, si no te es posible depilarte con cera, es la exfoliación. La exfoliación tiene por objetivo limpiar los poros al tallar una sustancia áspera contra la piel.

La exfoliación remueve toda la suciedad de los poros y desencarna los vellos que se han enterrado al crecer.

Una receta casera para exfoliar la piel incluye ingredientes que puedes conseguir fácilmente, si no es que ya existen en tu despensa, son el azúcar moreno y un aceite como el de oliva o de coco.

Basta mezclar dos cucharadas de azúcar con 4 de aceite hasta formar una pasta que debe aplicarse sobre la piel usando movimientos circulares. Posteriormente hay que dejar descansar la mezcla por cinco minutos antes de limpiar la zona.

El resultado de esta exfoliación casera deja la piel muy suave y con un aspecto terso, esto se debe a que el azúcar limpia los poros y el aceite hidrata la piel.

El azúcar también se puede sustituir por café molido, no soluble. Puedes experimentar con distintos materiales de tu despensa según tu preferencia, pero no uses nada demasiado áspero o irritante pues en vez de exfoliarte podrías dañar tu dermis.

Cuidar tu piel es la forma más sencilla de lograr que se vea estética y que conserve su salud. Es importante mencionar que la piel de fresa no representa un riesgo para tu salud.