¿Qué cera es mejor par mi tipo de piel?

¿Qué cera es mejor par mi tipo de piel?

La depilación con cera es precisa, duradera y económica, pero ¿Cuál debes elegir según tu tipo de piel? Existen muchos tipos de cera y cada una tiene ventajas tangibles según el usuario, muchas incluso se pueden hacer en casa. En este artículo hablaremos de ellas.

Cera oriental para pieles sensibles.

El principio de la depilación oriental consiste en eliminar el vello con una especie de bola de cera. Después de hacer una cera depilatoria casera, la empapamos en agua fría hasta que se convierta en una bola que luego haremos rodar sobre la zona a depilar.

¿Para quién es efectiva la depilación oriental? Esta técnica es perfecta para personas que tienen piel sensible o que tienen problemas venosos. Entre sus beneficios está que se puede aplicar en todo el cuerpo, es ecológica y económica ya que se puede hacer en casa.

Desventajas: El vello debe tener al menos 3 mm de largo para que la cera se adhiera y lo remueva, además puede provocar la aparición de vellos encarnados y es muy tardada (aproximadamente 2 horas para depilación de piernas, línea de bikini y axilas).

Cera caliente para una depilación duradera.

La cera para depilación en caliente viene en perlas de resina que se calientan a baño maría hasta que se hacen fluidas. Hay que tener mucho cuidado con la temperatura de la cera ya que no debe superar los 40 grados. Una vez lista la cera, se extiende sobre las zonas a depilar con una espátula de madera en dirección al cabello, esperamos unos momentos a que la cera se enfríe y luego la retiramos repentinamente en la dirección opuesta al crecimiento del cabello.

Este tipo de depilación con cera es el más común y pueden emplearse diferentes sustancias en ella. La cera de chocolate es muy buena para pieles sensibles, es muy hidratante y se usa para zonas más sensibles, como la ingle o la cara.

La cera de rosa mosqueta es muy suave, lo que la hace ideal para usarse en la cara, así como la de chai, la de azuleno y la de aceite de oliva.

La cera de abeja es la más común y es ampliamente utilizada por las personas que gustan de este método ya que es efectiva y tiene propiedades que enriquecen la piel.

Lo más importante además de elegir la cera correcta, es seguir una rutina de cuidado de la piel rigurosa que permita que esté en las mejores condiciones. Exfóliate un par de días antes y cuida tu piel de la exposición al sol para mejores resultados.